MARÍA, no es nombre de virgen es nombre de guerrera

Sin categoría

Escribo desde el dolor,

Desde el alma fracturada, esa a la que se le ha desprendido una parte.

Escribo pensándote, recordándote y sobre todo queriéndote.

Queriéndote como se quiere a un ser puro, lleno de manchas, de heridas, de guerras ganadas y sobre todo por esa perdida que te aleja de lo tangible y te mueve a otra dimensión que me lacera y me agita.

Y sin querer me vuelvo egoísta y deja de servirme verte juguetear siendo ola o convertirte en gaviota.

Nuestro mar, nuestra playa, nuestro faro ya nunca serán los mismos. Serán, porque no dejan de ser, pero no iguales ni parecidos.

Lloran espuma, cristales y luz, lloran sabiendo que sigues ahí. Lloran por nosotros, por todos nosotros. No se dejan a ninguno de los humanos que te amaron. Porque al final sólo nos quedamos para seguir tu estela, para pintarnos tu sonrisa y adoptar tus ganas de vivir.

Guerrera, siempre fuiste una guerrera sin escudo ni lanza, sin conciencia de lucha.

Te vi luchar por inercia, por amor, por desesperación,

Incluso te vi luchar por mí, por él, por ellas, por ellos y me hinchaste de orgullo, ese que me mantiene en pie para no defraudarte, el que me obliga a gritar tu nombre y buscarte sin verte.

Te quiero, te quiero infinito, te quiero por encima de todas las cosas, de todos los tiempos, de todas las guerras. Te quiero por ser tú, sin más, sin condecoraciones. Te quiero porque llegaste para quedarte aunque la despedida nos sorprendió esperando un milagro y sin entender que nuestro milagro eras tú misma. Era tu sonrisa. Era el amor que desprendías. Era las uniones que has creado. Era el privilegio de contarte y tenerte como mía.

MÁS INVESTIGACIÓN EN FIBROSIS QUÍSTICA, por ella, por los que están y por los que vendrán.

Anuncios

VERGÜENZA

Sin categoría

Captura de pantalla 2018-01-23 a las 1.21.22

Aquí estoy con mi insomnio mientras muchos dormís. Mi sueño ha sido robado por el dolor pero sobre todo hoy por la indignación, esa que me ha arrastrado a aporrear teclas para gritar ¡YA ESTÁ BIEN!

Ya está bien de mangonear a los lectores con libros que incluso antes de editarlos ya saben que no valen nada.

Ya está bien de inflar egos a influencers, youtubers, instagramers y demás fauna.

Ya está bien de regalar contratos editoriales a gente sin formación literaria ni talento para las letras por tener más de 50K.

Ya está bien, queridos lectores, ya está bien de que sólo gritemos unos pocos. Con mi voz afónica os digo que no es suficiente, que necesitamos más voces para plantar cara a los grandes grupos editoriales que se escudan en datos y beneficios.

Ya está bien de justificar estas aberraciones editoriales aludiendo a que gracias a esas publicaciones nosotros podemos leer autor@s de verdad y grandes historias porque no es verdad.

Ya está bien de falacias. Ya está bien de rendirnos. Porque lo que hacemos con cada resignación y justificación es dar espacio a esas publicaciones, dejando que le coman terreno a la Literatura.

YA ESTÁ BIEN HOMBRE, YA ESTÁ BIEN.

Hoy, un nuevo asesino literario me ha sido desvelado. Otra bloguera, instagramer e influencer, @bei_uri con 52K de peso se sube al carro de la literatura de la mano de la Editorial Anaya. Sí, ese mismo grupo editorial en el que se encuentran nuestros amados y queridos libros de Cátedra dónde viven nuestros grandes clásicos junto con los de Alianza Editorial, la Enciclopedia Larousse, nuestro gran amigo el diccionario VOX y las guías de viajes Trotamundos.

Este personaje de nuestro mundo 2.0 se sube al carro del tengo una idea para una historia (no sé si sacada de una tarde de piscina), me regalan una oportunidad. Primero me pongo las manos en la cabeza y digo que no tengo formación, pero bueno, no hay problema ya que a la editorial le importa una mierda que no sepa escribir y nada sepa de técnicas narrativas porque me van a ayudar poniéndome un editor/a de puta madre que ya le dará forma. Y esto no lo digo yo, lo dice ella en sus stories esta noche (aunque no con mis palabras). Gracias señores de Anaya por cuidar los clásicos mientras con un puñal se cargan la literatura del siglo XXI por la espalda.

Y esto es lo que pasa mientras que todos dormís, que me entero de estas cosas maravillosas a la par que injustas. Porque, ¿no me diréis que no es maravilloso que una editorial llame a tu puerta para ofrecerte escribir un libro por tu número de seguidores? Y no me negaréis que no es maravilloso que sigan queriendo publicártelo después de afirmar que no tienes ni idea ni pretendes aprender más sobre ortografía, gramática o cualquier cosa que tenga que ver con la Literatura.

Bienvenidos al capitalismo literario donde cualquiera con éxito en redes puede escribir un libro. Un capitalismo cuyo uno de sus objetivos es alienarnos como sociedad a la vez que mata la cultura. Un capitalismo que niega visibilidad a escritores de verdad, que se forman y esfruerzan, que tocan puertas con sus manuscritos bajo el brazo, que se tiran a la piscina y se autoeditan. Pobres… no saben que su suerte anda detrás de un puñado de seguidores y no de su talento y esfuerzo.

Me voy a la cama, ya no hago más ruido, porque acaban de venir a mi mente nombres de editoriales que no matan, editoriales que reviven el sentido y la función de nuestro bien más preciado como lectores, los libros. Habrá que hacer que resuenen por todas partes. Gritaremos sus nombres a diario, esa será nuestra venganza, hacer visibles a las editoriales humildes e independientes que no se fijan en números de seguidores ni patochadas varias sino que ponen todo su empeño en ofrecernos la mejor LITERATURA posible.

Buenas madrugadas. Les dejo descansar.

¡FELICES LECTURAS!

Lecturas sobre feminismo

Sin categoría

Captura de pantalla 2018-01-10 a las 13.10.02

Estoy abrumada por el auge de lecturas sobre feminismo, sobre los movimientos por visualizar a autoras, sorprendida de la cantidad de personas que me preguntáis sobre lecturas que hablen y formen sobre esta temática; por eso hoy os traigo aquellas lecturas que me llaman la atención,  que no descarto leer algún día y algunas de las que ya he tenido el placer de disfrutar.

Parto de la base de que para mí el feminismo me viene de serie, me he criado con una mujer que aprendió a emponderarse en una sociedad masculina, que eligió una carrera de hombres y que se quedó viuda con 33 años teniendo que esforzarse por hacerse valer y respetar. Yo soy fruto de esa educación y no soy muy consciente de cómo podría haber sido mi vida sin esa figura.

Si os preguntáis si me considero feminista os diré que sí, pero ante todo me considero persona; igual que cualquier otro individuo más allá de su sexo, raza o religión. Me considero feminista por una cuestión social y cultural, porque creo que la igualdad de género es algo que nos debemos todavía en el siglo XXI y eso me preocupa.

Yo no sé nada de teorías feministas, sé de humanidad, de respeto, de justicia y de igualdad. Y todo eso no se aprende en los libros, en esos aspectos se educa, pero respeto profundamente y admiro a aquellas que os estáis forjando una personalidad feminista que os favorece un emponderamiento ante la sociedad actual.

¿QUÉ LEERÍA YO SI QUISIERA SABER MÁS SOBRE FEMINISMO?  Esa es la pregunta que me he hecho para poder escribir este post. Y aquí tenéis la respuesta.

En primer lugar, buscaría la línea FEMINISMOS de Editorial Cátedra y comenzaría por “El segundo sexo”de Simone de Beauvoir. Al enfrentaros a esta lectura debéis de tener en cuenta que está escrita en 1949 y valorar que aún así, sigue siendo una lectura de referencia humanística y feminista a día de hoy.

Captura de pantalla 2018-01-10 a las 12.20.56.png

Sobre este libro y  sobre aquello que Simone expone en él hay un documental en You Tube

Otro de los libros de esta línea editorial que me parece muy interesante es “La mística de la feminidad” de Betty Friedan escrito en 1963 y en el que se pone de manifiesto la necesidad y la conciencia de establecernos las mujeres como grupo, es decir, la importancia de mantenernos unidas como grupo social y reivindicativo. Este me llama mucho la atención porque creo que uno de los handicaps que más nos distancia de la igualdad es que no vamos todas a una.

Captura de pantalla 2018-01-10 a las 12.34.38.png

Y por último, por no abusar de esta editorial que publica en esta línea cosas sumamente interesante os propongo uno de mis libros de cabecera “Ni putas ni sumisas” de Fadela Amara y “Antropología del género”  de Aurelia Martín Casares. En ambos libros encontramos cómo el feminismo se abre paso en otras culturas. Me parece interesante conocer cómo luchan mujeres que viven mucho más oprimidas que nosotras en base a tradiciones culturales e ideas sociales. Todas deberíamos aprender las unas de las otras y estos dos libros son muy necesarios para acercarnos a esas luchas que incluso llegan a ser cruentas.

Captura de pantalla 2018-01-10 a las 12.50.14.pngCaptura de pantalla 2018-01-10 a las 12.51.15.png

No puedo olvidar en este post los libros de Chimamanda Ngozi Adiche, ya que los he leído descubriendo a una escritora sobresaliente y a toda una dama feminista que expone sus ideas de una forma muy sencilla y al alcance de todos. Así que también os dejo sus dos libros más representativos sobre esta temática que pueden ser leídos durante la adolescencia, lo cual los hacen más interesantes si cabe, ya que, la clave para cualquier tema que englobe a la sociedad en su conjunto requiere de EDUCACIÓN.

Captura de pantalla 2018-01-10 a las 12.55.30.pngCaptura de pantalla 2018-01-10 a las 12.55.42.png

Por último, porque podríamos estar días recomendando lecturas sobre feminismo, os propongo y a la vez me propongo, porque lo llevo mirando de reojo desde verano, “El género en disputa” de Judith Butler. Un libro que se está convirtiendo en lectura de refencia y removiendo el panorama filosófico actual.

Captura de pantalla 2018-01-10 a las 13.04.46.png

Y con esta revisión de lecturas feministas os dejo de momento para leeros, para que añadais más y conformar en los comentarios toda una biblioteca de referencias bibliográficas que nos unan, con las que ir conformando nuestra propia idea de todo este movimiento que está en auge y que es por y para nosotras. Un movimiento en el que también hay hombres luchando a nuestro lado, a los que no debemos olvidar aunque sean una minoría que positivamente va creciendo e interesándose por estos temas, pero sobre todo hombres que despiertan y abren los ojos. A vosotros, gracias.

¡FELICES LECTURAS!

Esperando al 2018

Sin categoría

Captura de pantalla 2017-07-25 a las 10.23.24
Queridos míos las despedidas no son lo mío. No me gustan y las evito, así que yo voy mirando a ese 2018 precioso y estupendo que vamos a pasar. Estoy deseando que llegue para estrenar mi agenda literaria, no os voy a engañar, y eso me hace elucubrar acerca de cómo será mi año lector. Qué quiero no dejar de leer.

Por eso y para que no se me olvide he configurado mi propio Reto Lector 2018 con esos mensajes que me voy a mandar este año para animarme a salir de mi zona de confort. Aquí os lo dejo para que lo adoptéis, lo imprimáis, lo compartáis, lo sigáis o lo ignoréis. Es personal y casero. Poco estético pero funcional. Pincha aquí y podrás curiosearlo, descargarlo y hasta imprimirlo, por lo menos eso me asegura “WordPress”.  Yo lo tengo colgado en mi corcho para que no se me pase nada.

Si os animáis a seguirlo conmigo puede ser muy divertido, avisadme para que me entere y así podamos comentar. Qué ganas de comerme las uvas y de que empiece la fiesta lectora de nuestro 2018.  Feliz salida y entrada de año. ¡Sed felices!

Consejo bibliotecario: cómete las uvas a la pata coja para que el primer paso sea con el pie derecho.

¡FELICES LECTURAS!

El valor de la autoestima en las Redes Sociales (I)

Sin categoría

Captura de pantalla 2017-12-10 a las 13.32.01

 

Como la mayoría de vosotros sabéis, hace unas semanas se terminó mi pesadilla. Un troll llamado A., que podía perfectamente ser la Channing de mi Dinastia personal instagramero, andaba por estos mundos difamándome y vertiendo mentiras sobre mi persona, entre ellas que era una hacker que le robaba las cuentas que ella se iba abriendo.  Así que gracias a una valiente, a la que le comenzó a pasar lo mismo y que buscó consuelo en un buen consejo que le llevó a contactar conmigo, pude quitarme la mordaza y gritarle al mundo, feliz por fin, todo por lo que había estado pasando durante los últimos nueve meses, en lo que a mi Instagram se refiere, porque mi vida continuaba igual de maravillosa y anodina que siempre.

Pero la verdad es que se lo ponía muy fácil, ya que como sabéis, mi cruzada contra esta nueva selección de libros de famosillos y de prosapoéticos favorecía que sus ataques tuvieran personas en las que calar, llegando a sentirse insultadas y maltratadas por mis opiniones acerca de libros.

Y lo siento, porque para mí no vale cualquier lectura y lo seguiré gritando, escribiendo y batallando. Porque lo que leemos nos forma, nos conforma y se adhiere a nuestros pensamientos. Por eso es tan importante saber elegir que se lee y me niego a entender y a dejarme vencer por el tan manido “que cada uno lea lo que quiera”, porque es obvio. Cada uno lee lo que quiere, pero si estamos aquí compartiendo libros es para favorecer y transmitir un abanico de lecturas con contenido. Las otras ya nos las meten por los ojos en medios de comunicación, porque interesa y porque tienen más filón.

En todas estas andaba yo metida, cuando me di cuenta de la importancia que daban algunas cuentas a estas críticas, las cuales eran llevadas al terreno personal. Y me comencé a preguntar ¿por qué? ¿Cómo puede ser que ocurra esto? y me puse a investigar…

Varios estudios de prestigiosas universidades norteamericanas afirman que las redes sociales como Instagram han favorecido que los jóvenes de hoy tengan una autoestima mayor, pero en comparación a qué o a quién. Eso no lo determinan en ninguno de los estudios y me ha estado atormentando. Porque si lo comparamos con una generación como la mía que creció sin internet ni redes sociales, que tampoco tenía móvil, una generación que estableció los patrones de relación con iguales en un entorno real y palpable, entonces dejamos  ese aumento de autoestima a los likes y los seguidores acumulados por obra y gracia de un algoritmo y unos hashtags. Es decir, en las manos de la aprobación o desaprobación de gente,  que en su mayoría ni nos conoce, que pasa el dedo por una pantalla y activa un corazoncito.  Entonces, si todo se reduce a eso, sí entiendo que tengan sentido esos resultados, y entiendo el poder que tienen algunas de mis críticas y comentarios para desatar reacciones de enfado y congojo, que les llevan al punto de interpretar mis palabras como ataques e insultos, cuando de mi boca no salen más que opiniones y ni una palabra malsonante.

Estamos dominados por el poder del like, nuestro qué dirán son la perdida de seguidores, y las opiniones contrarias a la nuestra. Establecer debate da miedo y la mayoría se pasa más rato preparando una foto con un feed determinado y haciendo publicidades que leyendo.  Porque cuanto más repsearch hagas, cuantos más unboxing realices quiere decir que más influencia tienes, más visibilidad y eso es lo que aumenta tu autoestima. De ahí que si alguien viene y en vez de decirte “qué bonita es esa foto nueva”, te dice “ese libro es una castaña”. Por más argumentos que te ofrezca siempre te vas a sentir insultado, porque el desprestigio se apodera de una autoestima que ve tambalear sus cimientos.

Si la mayor parte del tiempo de ocio que pasan nuestros jóvenes transcurre entre todo este follón (y que conste que sólo me he detenido a hablar de lo relacionado con libros, hablar de aquellos que ven en cuentas de moda y maquillaje su lugar tienen más peligro), su autoestima y la educación que ofrezcamos sobre ella y redes sociales cobra una especial importancia y, señores, no lo estamos teniendo en cuenta.

Continuará…

 

Instagram, el humor y otras cosas del montón

De la vida

Instagram es un gran cajón de sastre, donde cabemos todos. Nos reúne por temáticas por medio de un algoritmo, en ocasiones traicionero, que no atiende a afinidades. Porque señores, he aprendido, que gustos y afinidad son términos independientes.  Esta red social nació con la idea de compartir instantes de vida por medio de imágenes y muy acertadamente ha ido derivando en un enorme y diverso catálogo de productos, marcas, personas y personajes. Pero no es la vida real, y quien piense lo contrario tiene un problema. O le falta vida o le sobra Instagram.

Del mismo modo que nuestra querida red social no es la vida real, Sra. Bibliotecaria no soy yo, por lo menos no la mayor parte del tiempo que me expongo ante vosotros. Es una prolongación de mí, de mi yo más idealista, literariamente hablando. Una antiheroína que blande su espada ante las injusticias literarias y denuncia aquello que va en contra de su causa. Pero siempre desde el respeto y el humor. Si yo realmente fuera como me muestro públicamente en Instagram os aseguro que ya habría quemado más de una mesa de novedades literarias de varias librerías, hubiera salido en los periódicos por increpar a la gente en el metro o en la calle y me habrían internado para estudiar mi caso y darme un tratamiento.

Sra. Bibliotecaria es ácida, crítica e inflexible ante lo que defiende. Lo hace con vehemencia y pasión. Cree que el mundo sería mejor si la gente leyera más, si los libros no fueran obligatorios en las escuelas pero sí fuera obligatoria la estimulación de la lectura, opina que no todo puede considerarse como literatura, y grita un ya está bien de traficar con esta. Su causa no tiene solución pero ella cree que salva mentes y vidas. Sra. Bibliotecaria, queridos, se ha convertido en un personaje desde hace meses. Ha sido progresivamente, porque la que os escribe siempre ha tenido alma de actriz.

Dejando de lado a Sra. Bibliotecaria, os diré que el principal problema que últimamente observo en Instagram es que se ha perdido el sentido del humor y se tiende a personalizar todo lo que allí ocurre. Que si has dicho, que si yo pensé, que si te caigo mal, que si no me soportas, que si no te gustan mis libros, que si no te gusta como escribo, quesi, quesi, quesi…. ¡¡¡¡¡¡Que si tal vez pensaras te darías cuenta de que no nos conocemos de nada y me da igual lo que leas, lo que escribas y lo que pienses!!!!!!!!!! Eso me gustaría gritar de vez en cuando. Pero no… respiro, aparece mi yo verdadero e intento dialogar. En ocasiones para nada, pero yo lo intento. Hasta he leído que someto a escarnio público a aquellos que no leen lo que a mí me gusta. ¿Escarnio público? Vete a la Edad Media que te van a dar escarnio público del bueno.

En fin, que la puerta está abierta, que el bloqueo es muy sano y que como el algoritmo del Tinder sea primo hermano del de Instagram visualizo a muchos jóvenes solteros por el mundo.

Rían, lean pero sobre todo vivan…

 

No me llaméis bloguera, gracias

De la vida

img_8370Tranquilidad, no me he vuelto loca. No soy bloguera ni lo pretendo. Sólo necesito resumir todas esas ideas y reflexiones locas literarias que me surgen en algún sitio para compartirlas con vosotros. Para no hincharos a stories básicamente.

¿Dónde está el monito de las manos en los ojos? Espera que no hay emoticonos aquí.

Uff, ya tengo una guerrilla nueva: señores de wordpress necesito que me pongan emoticonos, filtros para las fotos y toda la parafernalia para que yo me exprese. Pero sobre todo la opción de justificar página. Y todo gratis, gracias.

Bueno, a lo que iba. Últimamente tengo una guerrilla interna y pública que he denominado “capitalismo literario”, así que próximamente todos mis pensamientos acabarán plasmados en este lugar que no tengo ni idea de como va. Así que dadme tiempo por favor, que como me diría más de una ya tengo una edad.

Además, pienso subir alguna que otra reseña de ese libro que me ha tenido abrazada a él de principio a fin y  hablaremos de la vida,  de educación, del mundo y de todo lo que se me vaya pasando por esta mente friki sin filtros.

Así que me despido, para leer y leeros.

Felices lecturas